Departamento

: Cuscatlan

Municipio

: Cojutepeque

La Historia de Cojutepeque

El pueblo de Cojutepeque es uno de los más antiguos de El Salvador, existiendo en tiempos precolombinos desde que emigrantes nahuatles se establecieran en canton cujuapa el arenal y canton ojo de agua base de acentamientos nahuatles esto se da en el siglo XI. Formaba parte del señorío cuzcatleco, era sólo indígena y no fue hasta 1659 cuando comenzaron a llegar familias españolas. Ha sido capital de la República en cuatro ocasiones (1832, 1834, 1839, y de 1854 a 1858). En la plaza de San Juan existió, hasta principios de este siglo , una hermosísima ceiba, a la que cantó con inspirados versos el bardo lugareño Rafael Cabrera: "La Ceiba de mi Pueblo", "Poema de la Nostalgia". El nombre de Rafael Cabrera está unido, en la inmortalidad, al de Ana Rosa Arias, como "Los poetas novios de Cuscatlán"

El doctor Barberena, en una monografía de Cuscatlán, dice que unos la interpretan como “Cerro de los Pericos” y otros como Cerro de los “Coyotes” o como “Cerro de los Faisanes”, como COXOL–TEPEC.

No obstante, la pronunciación más cercana al nombre de la ciudad de Cojutepeque es Cushutépec, que literalmente significa “en el Cerro de las pavas”, pero que puede traducirse, como usanza, en “Cerro de las Pavas”.

Escritores

RAUL CONTRERAS

Nació en Cojutepeque en 1896 y fallece en Madrid, España en 1973. En “El Rincón de los Poetas”, ubicado en el balneario Los Chorros, reposan los restos de este fabuloso cultivador de las formas clásicas, especialmente el soneto. Creador del personaje literario Lydia Nogales, creación que impactó durante décadas a los lectores de esta fina poeta. Contreras fue Miembro de Número de la Academia Salvadoreña de la Lengua. Escribió dos obras de teatro: “La Princesa está Triste” y “Cagliostro”. En poesía: “Presencia de Humo”, “En la otra Orilla” y “Niebla” (este último con el nombre de Lydia Nogales).

Los historiantes de Panchimalco:

Este grupo de hombres son los que dan vida con grandes esfuerzos a una de las manifestaciones folklóricas mas conocidas en nuestro país como es bailar "la historia" o "El baile de los historiantes" o de "Moros y Cristianos", dicho baile es realizado en el mes de mayo dedicado a la virgen y en septiembre cuando se lo dedican La Santa Cruz de Roma.

Para dicho baile se necesitan 14 hombres divididos en dos cuadrillas o grupos de 7 hombres , formando los dos bandos por un lado los Cristianos y por el otro Los Moros, sus vestimenta son muy ricas en de talles, sus tocados como lo son las coronas para los Cristianos adornadas de flores y los cascos que llevan los Moros que son adornados con figuras de animales y monedas antiguas, llevan capa sobre ella una "toga" de forma cuadrada y un pequeño de delantal, ambos bandos llevan un machete que hace la función de espada en la "historia".

Las historias o relatos son muchos acá un ejemplo de ellas: David y Goliat, Los doce Pares de Francia,El Renegado de el cielo, El Gran Duque de Medina,La historia de Carlos V y el renegado Corinto. Los conservadores de estas son los "ensayadores", hombres de edad muy avanzada que guardan con celo sus cuadernos con los relatos, en muchos casos borrosos por el paso del tiempo.

Miguel José de Castro y Lara

Nació en San Salvador, el 8 de mayo de 1775, en el hogar de José María Castro y Elena de Lara y Mongrovejo, quien estaba emparentada con la noble casa paterna del independentista Domingo Antonio de Lara y Aguilar.

Realizó sus estudios sacerdotales en la ciudad de Guatemala. Tomó parte en los movimientos independentistas de noviembre de 1811 y enero de 1814, mientras fungía como cura de la zona de los Texacuangos, cargo del cual fue separado el 2 de agosto de 1814. La orden emitida por el arzobispo guatemalteco Casaus y Torres también estipulaba su marcha hacia la capital de la Capitanía General, donde fue encarcelado por rebeldía contra la corona y procesado durante varios años.

"La Llorona"

Abundan los testigos que afirman haber tenido una experiencia tétrica con una hermosa mujer que se aparecía pidiendo ride o aventón en la carretera que conduce de Santa Ana a Chalchuapa. La mujer en primera instancia se aparecía en la orilla de la calle con una vestimenta provocativa y con una actitud sensual y audaz llamaba la atención de los incautos que eran atraídos por su belleza y coquetería. Cuando los conductores le preguntaban hacía donde se dirigía, ella les contestaba que a unos pocos kilómetros del lugar, entonces se montaba al auto y comenzaba a seducirlos. Cuando los hombres empezaban a tocarla y besarla, entonces sucedía algo espantoso, la piel se desprendía de su cuerpo hasta quedar totalmente convertida en pocos segundos en un esqueleto humano. Minutos después sus víctimas eran encontradas en estado de total confusión y únicamente recordaban los instantes en que aquella escena tenebrosa había ocurrido. Según los moradores del lugar, el espíritu de una bruja maligna es el protagonista de la lúgubre aparición.

Tradiciones

GASTRONOMIA

Chorizos de Cojutepeque (aunque hechos en Cojutepeque, fueron comprados en Antiguo Cuzcatlan)

En Cojutepeque encontrará varios platillos típicos, pero los más conocidos son sus embutidos (chorizos, butifarras y salchichones), que acostumbran a vender mujeres al paso de los autobuses interurbanos que transitan por la Carretera Panamericana. Los chorizos de Cojutepeque son bien conocidos en todo el país: de hecho, es posible comprarles en muchas ciudades de El Salvador, y no solamente en Cojutepeque. Los chorizos son hechos de carne de cerdo, carne de res, sal, especias y herbas, achiote, sal de cura, y otros preservantes.

©Sosftware&Aplication SOWEB2.0 Company